Language / Idioma:

Fundación Universitaria Juan N. Corpas » Noticias » 

Influencia de las hormonas en la vida de una mujer

17 de November de 2020

Las hormonas, la predisposición genética y el estilo de vida son determinantes en una mujer.

La mujer es una entidad viva, compleja y maravillosa que a lo largo de su vida tiene muchos cambios motivados, de manera importante, por las variaciones hormonales que tiene durante las diferentes etapas que se extienden desde su nacimiento hasta la vejez. Explicó el Dr. Óscar López Director Médico y Científico de LABFARVE y Profesor Titular de la Fundación Universitaria Juan N. Corpas.

Desarrollo de las niñas

Algunas niñas entre uno y dos días de nacidas tienen un sangrado producto de la influencia hormonal de la madre, desde allí empieza un período silencioso donde las hormonas empiezan a hacer su trabajo de forma imperceptible. En todo este proceso empieza el desarrollo y crecimiento periódico que llamamos etapa prepuberal.

Por lo general, entre los 8 y 15 años llega la menarquia que es el primer período menstrual de la mujer, estos tiempos son relojes biológicos que tienden a heredarse. Las niñas pueden tener el desarrollo en edades parecidas a las de su madre o su abuela; después de esta edad el ovario se vuelve protagonista en la producción de hormonas generando cambios físicos y secuenciales, como figura femenina, ciclos menstruales, distribución de la proporción de la grasa en el cuerpo, también se evidencian cambios en el metabolismo, la piel, el sistema nervioso central y circulatorio, entre otros.Señaló López.

Después de la llegada de este primer ciclo menstrual, se ha observado que las niñas tienen menos posibilidades de crecimiento por los efectos de los estrógenos y de la progesterona, aunque su talla puede verse afectada por el proceso de desarrollo de forma normal, o verse influenciada por la raza, la genética y los hábitos de vida. Desde los primeros años de vida la mujer puede verse afectada por problemas hábitos alimenticios que incluso pueden causar amenorreas, es decir, espacios en los que la niña no ve su período menstrual hasta por seis meses. Esto por citar un ejemplo en el que los estilos de vida, el estrés u otros factores, pueden incidir en la regulación hormonal.

La madurez en una mujer

Las mujeres tienen la tendencia de subir más de peso que los hombres, las hormonas masculinas incitan a la producción de tejido muscular y las hormonas femeninas estimulan el crecimiento del tejido graso.

Luego de todo este proceso empieza el período fértil de una mujer que dura por varios años, allí puede llegar el milagro de la vida, para algunos románticos: “la menstruación es el llanto de la matriz por no quedar embarazada”. Cada ciclo menstrual es una renovación del cuerpo, en algunos casos dura 28 días y para otros incluso hasta 35 días; cada organismo es distinto y por eso es normal ver variaciones entre mujeres.

Muchas mujeres durante el embarazo experimentan un cambio significativo en su cuerpo y en su mente; en esta nueva etapa para la mayoría de ellas la prioridad es su hijo. En el posparto el proceso de recuperación depende de muchos factores como la alimentación, la predisposición genética, la cultura y el apoyo de la familia que es fundamental.

Con el paso de los años llega el período de la adultez al igual que la menopausia como el fin del ciclo menstrual. Antes de este acontecimiento se puede observar un efecto protector de las hormonas sobre diferentes sistemas como, por ejemplo, en el circulatorio y en el óseo. Las mujeres tienden a tener una vejez más bonita que los hombres porque por lo general son cuidadosas con su salud y su estética.

La vida de una mujer siempre estará influenciada por el comportamiento de las hormonas que no sólo tienen que ver con su desarrollo genital y sexual sino con cada aspecto de su realidad; es así como la mamá, incluso desde el embarazo, ejerce un peso muy importante en la vida de su hijo. Existe un funcionamiento bien coordinado entre las hormonas y su influencia en el cuerpo.

Las hormonas, la predisposición genética y el estilo de vida definen a una mujer. Con una adecuada alimentación, actividad física, bienestar emocional y convenientes cuidados, la mujer puede lograr una buena calidad de vida, la prevención de muchas enfermedades y hasta evitar el envejecimiento prematuro. Concluyó el Dr. Óscar López Director Médico y Científico de LABFARVE y Profesor Titular de la Fundación Universitaria Juan N. Corpas.